El alto contenido en glucosa que tiene la miel la convierte, en la mayoría de los casos, en enemiga de los enfermos de diabetes, aunque hay algunas excepciones que se deben poner de relieve