Legislación

 

Como es lógico y a pesar de su carácter natural, artesanal y casi romántico, la apicultura y el mundo de la miel también cuentan con una clara regulación.

Como ocurre, por ejemplo, con la agricultura y la ganadería, existe una legislación extensa que marca las pautas que debe cumplir un apicultor y su correspondiente explotación de colmenas.

La apicultura parecía reservada durante mucho tiempo a las personas que habían ido aprendiendo el oficio de generación en generación. Al tratarse de una labor muy artesanal y desconocida para muchos, eran pocos los que, siendo ajenos a este mundo, decidían apostar por ella. En la actualidad las cosas han cambiado. La miel es un producto en alza que cada vez goza de mayor predicamento por sus propiedades y beneficios, además de por su exquisito sabor, y muchas personas sin antecedentes en la apicultura han decidido apostar por este milenario oficio . Este furor ha llegado hasta tal punto que incluso se está implantando una nueva modalidad llamada apicultura urbana, una forma de obtener miel para consumo propio mediante pequeñas colmenas instadas en azoteas de edificios o jardines privados.

 

Pero, ¿cómo ser apicultor? Algo fundamental a tener en cuenta es que un apicultor no puede ser un profano en el mundo de las abejas. Debe conocer profundamente la biología de estos insectos y las herramientas, técnicas y secretos del manejo de las colmenas. En la actualidad existen cursos que consiguen acercar a muchos potenciales apícolas a esta apasionante actividad. En ellos también se tratan aspectos como las enfermedades que pueden sufrir las abejas, toda la legislación que regula la profesión, el calendario de recolección, los productos que se pueden obtener, información relativa a la flora que usan las abejas para la elaboración de la miel, etc.

 

En España, el Real Decreto 209/2002 de 22 de febrero es la norma de cabecera de cualquier apicultor y es la que establece los principios de ordenación de las explotaciones apícolas. En ella figuran las condiciones y requisitos para que una persona pueda comenzar a desarrollar una labor que la propia ley reconoce en su anexo que “ha alcanzado en los últimos años una considerable importancia y un creciente interés”.

la persona debe conocer profundamente la biología de estos insectos, y las herramientas, técnicas y secretos del manejo de las colmenas

 

 

El futuro apicultor que ya está formado gracias al curso de iniciación, que ha pisado el terreno conociendo de cerca el oficio gracias a otros apicultores experimentados y que ha leído en profundidad la normativa sobre explotaciones, está preparado para arrancar esta nueva aventura.

 

En este punto llega un paso no menos importante, la legalización de las colmenas. Este capítulo varía en función de la comunidad autónoma en la que se haga, pero en la mayoría de los casos hay que realizar una memoria con información pormenorizada del lugar en el que se van instalar, permisos del propietario de los terrenos, accesos al mismo, distancia de los núcleos de población más cercanos, etc. En algunas comunidades esta documentación debe ir acompañada de un informe veterinario al respecto. Con todo ello se obtendrá un número de registro de apicultor que tendrá que figurar siempre en las colmenas. Para ampliar este tipo de información y posteriormente presentar toda la documentación hay que acudir a la oficina del Servicio Territorial de Agricultura que hay en cada capital de provincia.

Los expertos en apicultura recomiendan que la persona que se inicia en este oficio empiece poco a poco. Es decir, con cuatro o seis colmenas para ir cogiendo experiencia, aprendiendo de los errores y no verse sobrepasado. En la actualidad, gracias a internet, existe un buen puñado de tiendas online que surten de todo el material necesario a los apicultores.

 

A partir de ahí es preciso tener en cuenta otros aspectos como el seguro de robos, la obligatoriedad de notificar los traslados de las colmenas y todas las labores de mantenimiento necesarias para el éxito del proyecto.

 

Estos son en líneas generales los pasos que debe seguir el futuro apicultor para acabar produciendo la deseada miel. Una profesión apasionante donde la experiencia es clave para obtener resultados y el amor a la naturaleza es fundamental para ejecutarla con el cariño y la dedicación que merece.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

miedo a las abejas

Las abejas y el miedo

Todos conocemos a alguien que monta un auténtico espectáculo cada vez que siente el zumbido de una abeja. Se llama apifobia o melisofobia. Un miedo a las abejas que se puede superar y que en muchas ocasiones es injustificado

tomar miel no es lo mismo que tomar azucar

¿Si soy diabético, puedo tomar miel?

Una de las primeras cosas que se nos viene a la cabeza cuando padecemos diabetes o resistencia a la insulina es que tenemos que renunciar a todo tipo de azúcares y sustituirlos por edulcorantes. Por ello, el hecho de tomar miel si somos diabéticos pudiese parecer una auténtica locura.

apiterapia

Apiterapia

La apiterapia es una técnica de medicina natural que consiste en utilizar los productos que fabrican las abejas, principalmente la apitoxina, su veneno, para tratar enfermedades…

picadura_de_abeja

Picaduras de abeja

La picadura de abeja es la parte negativa de un insecto que nos proporciona algunos de los mejores productos que da la naturaleza. Un mal menor bastante molesto, pero que cuenta con tratamientos y …

mejor miel españa 2017

Las 10 mejores mieles de España 2017

Analizamos los principales concursos de mieles en España para ofrecerte una lista actualizada de las mejores mieles de España en 2017.

Hablar de miel pura y de calidad es hacerlo obligatoriamente de España. Aunque 2017 no ha sido un buen año para la apicultura por culpa de la sequía, a lo largo y ancho de la piel de toro se sigue elaborando miel de calidad a raudales.

miel de caña

Miel de caña

Aunque la miel más conocida que se consume en el mundo es la elaborada por las abejas, también existe otro endulzante similar en el que no intervienen estos pequeños insectos. Se trata de la miel de caña, elaborada a partir de un jugo lleno de nutrientes que se obtiene de la caña de azúcar.

POSTS RECIENTES

comer panal_de_miel

Panal de miel de abeja

El panal de miel se consume como si fuera un chicle, pero sus propiedades lo han elevado a la categoría de ‘superalimento’.
La mejor forma de consumir el endulzante de las abejas en toda su pureza es sin duda en el panal de miel.

la miel engorda

¿La miel engorda?

Cuando nos referimos a los productos endulzantes, surge la interrogante de si la miel de abeja engorda más que el azúcar. Te lo contamos en este artículo.

miel_de_espliego

Miel de Espliego: Guía completa

Miel de Espliego. Su sabor dulce, su aroma penetrante y su eficacia en el tratamiento de heridas cutáneas leves
colocan a la miel de espliego como una de las más apreciadas del mercado.

Información legal, uso de cookies.

UniversoMiel utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información....más info sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!

¡SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER!

recibirás noticias, curiosidades, trucos de salud y belleza, y sorpresas! [email protected], dosificaremos la comunicación sólo enviando lo realmente interesante! ;)

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

¡Perfecto! ;)